Inicio » 2015 » Octubre » 8 » ACEPTABILIDAD DE LAS LETRAS QUE VENCEN A LA VISTA
10:38 AM
ACEPTABILIDAD DE LAS LETRAS QUE VENCEN A LA VISTA

Las letras a la vista son las que vencen en el momento de su presentación. Según lo dispuesto en el art. 93 de LCCH y otros preceptos similares del derecho comparado, las letras giradas a la vista serán pagaderas a su presentación. Sobre la base de estos preceptos se consideraba por la doctrina que teniendo en cuenta que estas letras deben pagarse en el momento de su presentación, no podían ser aceptadas o que era imposible presentarlas a la aceptación porque en el momento de ser presentadas vencerían y habrían de ser pagadas en lugar de aceptadas. Se estimaba que tal aceptación resultaba inútil dado que la presentación determina el vencimiento y la necesidad de que la letra sea pagada.

Respecto a esta cuestión un amplio sector doctrinal admite la posibilidad de llevar a cabo una presentación donde la intención del tenedor sea la de obtener el compromiso del librado como aceptante, sin que se produzca el vencimiento de la letra. El fundamento de esta afirmación puede encontrarse en el art. 39 de la LCCH, este precepto ha permitido a la doctrina afirmar que la presentación que determina el vencimiento de la letra a la vista no es una presentación cualquiera sino una presentación al cobro; durante el tiempo que la letra a la vista no pueda ser presentada al pago nada impide que sea presentada a la aceptación.

Existen además otros supuestos en que puede tener lugar la aceptación de una letra girada a la vista, así por ejemplo en los casos en que la letra se encuentre domiciliada o cuando la presentación a la aceptación ha sido impuesta por el librador.

Si el librado se niega a aceptar procederá como en cualquier otro supuesto el protesto por falta de aceptación, que permite actuar en vía de regreso y exonera al tenedor de la necesidad de presentar la letra al pago y de protestarla por falta de pago. La utilidad de la aceptación de estas letras es afirmada por el Profesor GARRIGUES cuando señala que el tenedor puede presentar las letras a la vista a la aceptación para reforzar el crédito de la letra añadiendo un deudor más a los ya existentes. Estas letras son susceptibles de ser aceptadas y los efectos que produce la aceptación son los de convertir al librado en deudor principal.

                                                           

3. SUPUESTOS EN QUE LA PRESENTACIÓN A LA ACEPTACIÓN ESTÁ PROHIBIDA

 

A) CLÁUSULA NO ACEPTABLE

          Existe la posibilidad de que el librador de una letra de cambio prohíba que la misma sea presentada a la aceptación o bien disponga que dicha aceptación no podrá tener lugar antes de una determinada fecha; sin embargo, la finalidad esencial de esa cláusula es la de permitir al librador que conserve la disponibilidad sobre la provisión. Como señala el prof. MENÉNDEZ esta cláusula prohibitiva se introduce en la letra sobre todo para no apremiar al librador con el envío de la provisión de fondos, que puede retrasarse hasta el vencimiento. Con esta cláusula se evita el ejercicio de una acción de regreso por falta de aceptación, y el correspondiente pago adelantado; si a pesar de la prohibición el tenedor la presenta al librado para su aceptación y la obtiene, dicha aceptación producirá todas las consecuencias que dispone el derecho cambiario.

          La eficacia jurídica de esta cláusula es de afirmación unánime para la doctrina, al afirmar que estas cláusulas permiten al librador eludir la responsabilidad cambiaria regresiva encaminada a obtener el reembolso anticipado de la letra, cuando el librado rechace aceptarla. Esta cláusula no es válida en las letras que vencen a un plazo desde la vista o en los otros casos en que es obligatoria la aceptación

Categoría: Artículos | Vistas: 487 | Agregado por: amiwesty | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar