Inicio » 2015 » Octubre » 8 » SIGNIFICADO Y NATURALEZA DE LA ACEPTACIÓN DE LA LETRA DE CAMBIO
10:35 AM
SIGNIFICADO Y NATURALEZA DE LA ACEPTACIÓN DE LA LETRA DE CAMBIO

1. CONCEPTO Y SIGNIFICADO DE LA ACEPTACIÓN

 

A) SIGNIFICADO Y TRASCENDENCIA DE LA ACEPTACIÓN

La letra de cambio como cualquier otro título valor se halla regido por el principio de la incorporación del derecho al título, una de cuyas manifestaciones más características es la literalidad; en este sentido la letra de cambio es fuente de derechos y obligaciones literales que surgen en la medida en que resulten del tenor literal del documento; sin embargo, como en la letra de cambio la declaración constitutiva de la obligación cambiaria directa y principal es sólo eventual y con frecuencia sucesiva, es necesario que el titular del documento si tiene interés en obtener la declaración mencionada la requiera del que está legitimado para emitirla, es decir del librado.

La letra de cambio es un título valor rigurosamente formal, sin embargo, en ninguna legislación se incluye la firma de aceptación dentro de los requisitos esenciales de forma exigidos para la validez de un documento como letra de cambio. La única mención obligatoria que imponen las normas del Derecho cambiario es la mera designación del librado (art. 1.3 LCCH). Igualmente, a diferencia de lo que las leyes disponen respecto del librador, la existencia de la letra como título valor cambiario no se condiciona a la presencia de la firma del librado, sino tan sólo a su designación. Por otra parte en los diversos cuerpos legales que existen sobre la letra de cambio se reconoce al librador la facultad de prohibir que la letra sea presentada a la aceptación.

Estas consideraciones han llevado a la doctrina a afirmar que la aceptación no constituye un requisito esencial para la existencia y validez de la letra que puede generar obligaciones a cargo de los restantes suscriptores. En este sentido algunos autores reconocen que aun cuando el tráfico cambiario sería más rápido y seguro en caso de que el librado acepte la letra y asuma una obligación cambiaria, la letra de cambio existe cuando es firmada por el librador y produce todos sus efectos cuando pasa a poder del tenedor. Hay que tener en cuenta que el librador por el simple hecho de firmar una letra y emitirla asume la obligación de pagar su importe en caso de que el librado no atienda a la orden de pago que le ha sido dirigida, y ese compromiso alcanza no sólo al supuesto de que el librado no pague al vencimiento, sino incluso al supuesto de que el librado no asuma la obligación directa de pagar mediante su firma de aceptación

 

B) CONCEPTO DE LA ACEPTACIÓN CAMBIARIA

Entre las declaraciones cambiarias subsiguientes a la declaración de la letra, ocupa un lugar destacado por su importancia la relativa a la aceptación; la aceptación de la letra de cambio se ha definido como un acto jurídico cambiario consistente en la declaración emitida por el librado de adherirse al mandato de pago emitido por el librador comprometiendose a pagar la letra a su vencimiento con carácter de deuda directa y principal.

Ante todo hay que subrayar que en la aceptación existe una declaración de voluntad que produce ciertos efectos jurídicos; al firmar la cambial el librador aceptante emite una declaración de voluntad cuyas consecuencias ya no dependen de su propia intención, sino de la ley; por este motivo, más que en presencia de un negocio jurídico unilateral en sentido estricto estamos en presencia de un mero acto jurídico, como ponen de relieve los prof. Uria y Vicent Chulia. Un acto voluntario en cuanto a la voluntad manifestada pero de contenido típico establecido por la norma positiva. La aceptación cambiaria se recoge en los art. 25 y ss de la LCCH

Ante todo la aceptación refuerza el crédito de la letra y la posición del tenedor al incorporar al título una obligación de pago más rigurosa que la de ningún firmante del documento; antes de la aceptación el librado está fuera del círculo de obligados cambiarios, el simple giro de la letra a su nombre no le obliga a pagarla, e incluso aunque el librado se haya comprometido con el librador o el tomador a aceptar la letra, ese eventual pacto no le vincula cambiariamente, sólo de forma extracartacea puede ser exigido el cumplimiento de dicho pacto. Por consiguiente siempre será indispensable la aceptación para que el librado asuma la obligación de pagar la letra a su vencimiento como deudor cambiario directo y principal

 

 

 

 

Requisitos

La aceptación de la letra está sometida a ciertos requisitos.

          1) En primer lugar tiene que figurar en la letra misma; la rigurosa literalidad de las obligaciones cambiarias, excluye la validez de la aceptación verbal o la manifestada en acto o documento distinto o separado de la letra. Puede constar en cualquiera de los ejemplares si existieran varios, pero no en las copias porque no son documentos aptos para la aceptación. Formalmente se expresa con una declaración escrita del aceptante amparada con su firma o la de su apoderado, en el título cambiario y posteriormente tiene lugar la devolución o entrega al tenedor.

          2) La fecha no es requisito indispensable para la validez de la aceptación excepto en las letras libradas a un plazo contado desde la vista, en la que fecha de la aceptación es decisiva para determinar al vencimiento del plazo de presentación al cobro. También es decisiva la fecha en aquella letras que deban presentarse a la aceptación en un plazo fijado por una estipulación especial; a falta de fecha de aceptación cuando la misma sea necesaria, el portador para conservar sus derechos contra el librador y endosantes, hará constar esa omisión mediante protesto levantado en tiempo hábil

          3) En tercer lugar ha de ser una declaración incondicionada pura y simple en los términos del art. 30 párrafo 1º de la LCCH, lo que significa que no pueden introducir modificaciones que condicionen el pago de la letra a la realización de cualquier evento futuro e incierto. La declaración también habrá de ser esencialmente conforme con el contenido del libramiento, respecto del cual solo puede alterar el importe de la obligación asumida limitándola a una parte de la cantidad, lo que se traduce en una aceptación parcial del giro; también es posible completar o incluir la domiciliación.

          La LCCH considera que cualquier otra modificación de tiempo, lugar de pago, moneda, etc, introducida en el texto de la letra equivaldría a una negativa de la aceptación; no obstante, el aceptante quedará obligado en los términos válidos de su aceptación. En este caso, el portador podrá levantar protesto por falta de aceptación total y actuar en vía de regreso sin esperar al vencimiento, contra el librador, endosantes y demás obligados al pago de la letra.

          El tenedor del título podrá escoger para su cobro entre seguir la vía indirecta del regreso cambiario contra el librador, endosantes y demás obligados al pago de la letra en los términos en que fue librada, o ejercitar la acción directa contra el aceptante o su avalista para cobrar la letra respetando las modificaciones introducidas por la aceptación

Categoría: Artículos | Vistas: 494 | Agregado por: amiwesty | Valoración: 0.0/0
Total de comentarios: 0
avatar